Me llamo Rigoberta Menchú 128-271

La segunda parte del libro es como una serie de sufrimientos, destrucción y angustia. En mi opinión, es muy triste y doloroso a leer la tortura, mantanza y la muerte de esas personas innocentes, aunque los indios tratan de defenderse usando armas simples como las piedras, el agua caliente, el chile, la sal. Sería muy cruel para Rigoberta, una muchacha tan joven, a ver estas cosas y experiencia pérdida de la familia. Vemos, también, las injusticias sociales y la discriminación de los ladinos contra los indígenas en muchas partes. Por ejemplo, un niño ladino define a sí mismo “somos pobres pero no somos indios” (Burgos 145), distinguiéndose de las indígenas. Muchos de los indios murieron luchando contra las injusticia, incluyendo los padres y el hermano de Rigoberta. Además, en esta parte del libro, Rigoberta se ha convertido en una mujer influyente que segue los pasos de su padre y asume las responsabilidades como una líder en su comunidad. También, es una mujer fuerte que, aunque admira a las mujeres indígena que tienen muchos hijos y una familia feliz, decide no casarse ni tener hijos para que pueda organizar la comunidad como ella explica, “yo soy humana y soy una mujer y no puedo decir que yo rechazo al matrimonio, pero mi tarea principal, pienso que es primero mi pueblo y después mi alegría personal” (Burgos 249). Ella desea aprender idiomas y obtener educación para lograr el cambio para el pueblo. “Lo más penoso para nosotros fue que no podíamos hablar. Y yo en ese tiempo decía, tengo que proponerme aprender el castellano. Que no necesitemos intermediarios.” (Burgos 137). Ser capaz de entender español es su forma de luchar. Rigoberta expresa, también, que “mi vida es la que me ha enseñado muchas cosas. Pero también un ser humano está para superar muchas otras. La necesidad me obligaba a aprender el castello” (Burgos 188). Aprender algo, especialmente diferentes lenguas, es una tarea difícil para ella, pero no tiene miedo de vencer cualquier dificultades; lo que me parece inspirador.

Advertisements

3 thoughts on “Me llamo Rigoberta Menchú 128-271

  1. No es de extrañar que, dadas las difíciles circunstancias en las que se crió, así como las atrocidades que presenció, miembros de la familia torturados y asesinados por las fuerzas del gobierno, Menchú era tan fuerte a tan temprana edad. Cuando una persona tiene que crecer rápidamente, usted gana fuerza y madurez a través de la experiencia. Es bueno, sin embargo, que en vez de huir de los problemas que vio en Guatemala, ella optó por luchar por los derechos de quienes son como ella en su experiencia.

    Like

  2. Lo que interesante y triste al mismo tiempo es que hay ladinos que son explotados por los ricos, pero no se ven a sí mismos como indígenas explotados. Había discriminación y explotación en todas partes. Aunque no tuvo oportunidad de ser educada, Menchu es consciente de luchar por las injusticias.

    Like

  3. Es interesante como Menchú era una líder en su comunidad porque es mujer. Ella decidió de luchar y aprender la idioma que no era común para las mujeres de ese tiempo. De todo eso, ella tenía solo 22 años y ha vivido mucho.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s